El vidrio, formado por sílices, sosa en formas de carbonatos y sulfatos, y estabilizantes calcáreos como componentes principales, una vez terminado el proceso de fabricación, puede tener dos acabados, el float y el acabado impreso.